En el mundo de tecnologías y desarrollo también hay lugar para historias emocionantes y hasta románticas. Después de nuestro hackathon de blockchain tenemos una y la compartimos con vosotros (en confianza, claro).

Os presentamos el equipo ganador de Imaguru Blockchain Hackathon, DOP Dapp, formado por Alejandro Saiz Otero y Carlos Marchena que elaboraron la aplicación descentralizada para productos alimenticios.

¿Por qué destaca su historia? Os damos hasta tres respuestas a esa pregunta:

Primera: Alejandro que trabaja como comercial técnico en Castilla-La Mancha y es entusiasta de nuevas tecnologías vino a Madrid especialmente para nuestro hackathon. Nunca había asistido a un hackathon y para nada pensaba en ganar el primer premio.

Segunda: Alejandro y Carlos se encontraron en el hackathon de Imaguru, no se conocían anteriormente y no tenían muy claro como iba a ser su equipo ni si conseguirían sacar adelante el proyecto.

Tercera: En 48 horas, desde que presentaron la idea general, los chicos elaboraron la demo, programaron la aplicación en blockchain y además presentaron una solución muy elegante y concreta que vamos a describir abajo. Todo eso con la ayuda de nuestros mentores, desarrolladores del equipo de Imaguru y … la vibra de nuestro evento, sin duda.

¿En qué consiste el proyecto? (ahora los que conocen blockchain pueden leer la descripción y los que no tienen el conocimiento profundo de la tecnología pueden disfrutar de la imagen abajo)

Se trata de smart supply chain construida con Hyperledger Fabric que sirve para poder hacer el seguimiento del origen y toda la ruta de cada ingrediente de un producto alimenticio. La aplicación está desarrollada con Hyperledger Fabric, que consiste en una red semiprivada, con distintos niveles de acceso para diferentes roles. De esta manera se pueden añadir usuarios con diferentes niveles de privilegios: por ejemplo, el cliente que compra el producto en la tienda solo podrá ver el recorrido del producto, el trabajador podrá también cambiar el estado del producto dentro de la red y el admin podrá crear los distintos niveles de usuario y ver toda la información dentro de la red. Con la ayuda de QR code podemos ver cuándo el producto fue producido y todo su recorrido hasta la tienda.

Y ahora la solución que vemos en la imagen abajo: si creamos una galleta en la impresora 3d, podemos imprimir las últimas 4 cifras del hash con el lazer y ponerlas dentro del producto. ¡Esto sí que impresiona!

La aplicación puede tener mucho uso para todos los productores, almacenes, supermercados y, lo más importante, para el usuario final: para nosotros. Usando DopDapp vamos a poder comprar el producto adecuado y saber exactamente su orígen y la ruta hasta nuestro supermercado.

Y ahora damos la palabra a Alejandro y Carlos (de hecho, al leer las historias que ha escrito cada uno de ellos empezamos a sospechar de que a parte de tener el talento de programación tengan el talento narrativo).

Alejandro Saiz Otero, él tuvo la idea de la aplicación:

Todo empezó cuando ví la noticia de un hackathon de blockchain: decidí inscribirme pensando que sería un lugar en el que me darían respuesta a todas mis dudas e inquietudes de la blockchain. Llevaba tiempo buscando opiniones de formación de esa tecnología ya que tantas veces me habían dado gato por liebre. Entonces, quería recibir el consejo de primera mano de la gente que se ocupa de blockchain.

El primer día de hackathon tenia que presentar mi idea delante de todos para encontrar un equipo. Tenía muchas ideas pero había una que por motivos familiares (mi mujer es cocinera) me interesaba en especial: ¿cómo podemos tener la certeza de comer un producto ecológico elaborado o de una denominación de origen protegida?

Expongo la idea pensando que nadie me ayudaría a tal inquietud mía, pero al primer minuto se presenta Carlos Marchena diciéndome que podía ayudarme a realizar el proyecto.

Nos apuntamos como el equipo DopDapp y empezamos a trabajar intentando elaborar un esquema de nuestro proyecto.

Al día siguiente, el sábado, llega la primera sesión con los mentores, exponemos el proyecto y nos sacan varios detalles muy importantes que tendríamos que solucionar para el buen funcionamiento del proyecto. Nos ponemos a trabajar duro y con la ayuda de todos los mentores nos van dando ideas que poco a poco vamos desgranando y haciendo útiles para su correcto funcionamiento.

El sábado por la tarde nos estaba esperando una masterclass de los desarrolladores de Imaguru sobre blockchain y sobre el mundo crypto que fue una de las mejores cosas del evento, la verdad fue impresionante. Por la tarde nos bloqueamos en la parte final del proyecto, pero el domingo después de la sesión de mentoría salimos adelante.

El momento cuando toca hacer la presentación final es cuando te das cuenta del trabajo tan bueno que han hecho tus compañeros y del nivel de programadores y diseñadores que hay en el evento. Al terminar la presentación llega uno de los mejores momentos, después de la tensión ya todos nos ponemos hablar entre nosotros como si nos conociéramos desde hace tiempo.  Esperamos la decisión del jurado muy tranquilos porque después de ver el nivel que había no esperamos ninguna recompensa, pero cuando nos nombraron vencedores ya os podéis imaginar que alegría, es algo que toda persona debería pasar y sentir.

Independientemente del premio, me quedo con la amistad con Carlos, con haber conocido a grandes genios de blockchain, con los sabios consejos de los mentores y con la conexión con Imaguru.

Carlos Marchena, desarrollador:

Participar en el Blockchainthon de Imaguru ha sido una de las experiencias más gratificantes de mi vida. Esa misma semana venía de participar en otro hackathon para el cual me había preparado mucho y en el cual no obtuve ningún premio. A Alejandro lo he conocido en el evento, cuando lo he escuchado contar su idea he pensado inmediatamente: “ésta es la idea ganadora” así que una vez inició el networking con decisión fui directamente con él para convencerlo de hacer equipo.

Estaré siempre agradecido al equipo de Imaguru por haber creado este evento que nos permite por un lado promover la adopción de esta fantástica tecnología que es blockchain y por el otro establecer vínculos con los participantes, mentores, con Alejandro que ha sido el genio de la idea, con la posibilidad de generar un impacto cierto y mejorar nuestra sociedad. 

Como programador me quedo con el logro de tomar una idea a las 6 de la tarde de un viernes y presentar una demo funcional el domingo a las 6, con una mudanza de piso de por medio. Me dedico a esto porque me encanta ayudar a las personas a realizar sus ideas utilizando esta magnífica herramienta que es la programación. Muchas gracias Imaguru por los premios, próximamente compartiremos en el coworking y desde allí seguiremos haciendo realidad los sueños de tantos.

Y para compartir las emociones de aquellos días os ofrecemos el vídeo de la ceremonia de premios.

Estamos muy orgullosos de nuestros ganadores y les deseamos mucho éxito y además mucha paciencia porque les esperan días y meses de trabajo.

El hecho de que el equipo se formó e hizo el progreso en nuestro hackathon nos da una razón más para seguir con los hackathons de blockchain en Imaguru. Os esperamos en el siguiente hackathon de blockchain en enero de 2019. ¡Todavía estáis a tiempo de pedir una gran idea de startup a los Reyes Magos!